Colgado a veinte metros en un edificio, con la única sujeción de un arnés el mundo se ve distinto. Pero mejor dejemos eso de descolgarse a limpiar rascacielos a las películas de espías de los años 50. Existe una alternativa más barata, eficiente y rápida para la limpieza de muros cortina o cristaleras en edificios de hasta veinte metros: la limpieza con pértiga y agua ionizada.

Limpieza de superficies elevadas

Como decíamos, antes de descolgarse a lo loco únicamente sujeto con un arnés (lo que conlleva un plus de peligrosidad) podríamos considerar la opción de utilizar una pértiga telescópica. En manos de un operario cualificado puede hacer que un cristal a veinte metros de altura luzca como si fuera un escaparate a pie de calle. El sistema de tubos llevará el agua ionizada a la altura requerida sin apenas pérdida de presión. El operario se encargará de guiar la pértiga para que todo el muro cortina brille como el primer día.

Pide tu presupuesto gratuito para nuestro servicio de Limpieza de muros cortina y cristaleras de hasta veinte metros sin jugarse la vida. Un edificio grande no tiene por qué deteriorarse con los años.